domingo, 19 de marzo de 2017

Tea disfruta y ríe..

La princesa está triste... ¿Qué tendrá la princesa?
Los suspiros se escapan de su boca de fresa

La princesa suspira y levanta la cabeza,
aligera el paso, corre, vuela.
La princesa inquieta se calma y respira,
en su pecho oscilante la fuerza vibra.

La princesa sabe que su corona
reina solo en su alma de amazona.

La princesa Tea no necesita
ningún caballero andante que la rescate.
Su pelo al viento personifica
la libertad amada del alma errante.

La princesa conoce que los suspiros
son pausas del alma, meros respiros.
Transmutan sus comienzos de tristeza
en paradas que sirvan para coger fuerza.

La princesa libre al viento galopa
y su alma de nuevo bulle, se alborota.
La princesa alegre vive el momento
disfruta, ríe y escribe su propio cuento...

Carlos Morán para Tea en la azotea.
Mil gracias amigo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada